Durante la semana del 6 al 9 de noviembre se realizó en Bogotá el XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial, un espacio convocado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en articulación con varias universidades del país, la FAO y centros de pensamiento rural y cooperación internacional como RIMISP.

El foro giro en torno a las discusiones existentes hoy en día sobre el desarrollo territorial, un termino ampliamente difundido en la política publica rural mundial y sobre el cual se han desarrollado análisis, propuestas y posturas diferenciadas.

El abordaje analítico desde la academia, la política posible en las personas vinculadas a ejercicios de gobierno anteriores o en marcha y la voz de los sectores sociales fue retomada en varios paneles por voces provenientes de acciones y propuestas concretas en diferentes países del mundo, desde los casos de transformación de Políticas Públicas gubernamentales a escalas nacionales y regionales (Colombia, Costa Rica, Brasil e Italia, por ejemplo)

Los diferentes paneles abordaron los retos y potencias que arrojan estas experiencias de Desarrollo Territorial, bajo conceptos específicos como la integralidad, la articulación interinstitucional, la posibilidad presupuestal real, la conflictividad, los enfoques diferenciales y la participación.

Varias de las experiencias abordaron las dificultades que han afrontado al cambiar de enfoques sectoriales para atender la ruralidad en términos meramente productivos a reconocer y fortalecer sus necesidades y potencias que de manera amplia e integral permitan condiciones de vida realmente dignas, y no necesariamente vinculadas a un salario que muchas veces no representa ni siguiera un trabajo decente. También desde la integralidad se hizo referencia a la conexión fundamental entre productor – consumidor y en ella, con mucho menor desarrollo y apenas mencionada a la relación urbano – rural.

De esta forma la articulación interinstitucional se enuncio varias veces como uno de los grandes retos del desarrollo territorial, profundamente ligada con la integralidad y considerada por muchos ponentes y participantes no solo como un reto, sino incluso como una de las mayores dificultades desarrollo territorial.

Otra de las consideraciones discutidas en el foro fue ¿Quién financia el desarrollo territorial? cuya deuda histórica supondría un monto y destino de inversión que claramente los gobiernos no están dispuestos (ni autorizados por las políticas mundiales) a emitir. Esta es una gran pregunta que deja en jaque las posibilidades reales del desarrollo mismo, es decir que las comunidades que han ocupado históricamente los territorios pueda tener garantías de que las decisiones sobre su organización, gobernanza y planificación sean verdaderamente tenidas en cuenta a la hora de hacer los ordenamientos y planificaciones del territorio.

De otro lado, los recursos naturales, agua y tierra sustancialmente, y sus diferentes e inequitativas formas de acumulación y apropiación, le suponen en América Latina un reto enorme. Superar el tema de inequidad en la redistribución de los recursos naturales, o bienes comunes como preferimos llamarlo otros, que forman parte de la base productiva de la ruralidad y cuyos destinos de producción tampoco son necesariamente los alimentos para la población mundial, definen en términos de poder real a los tomadores de decisiones locales, regionales y nacionales.

Este fue considerado en muchas intervenciones como otro de los grandes retos del desarrollo territorial justo, equitativo y democrático.

Finalmente y no por ello menos importante fueron los enfoques diferenciales, las y los actores del territorio que no están representados por grandes gremios, ni tampoco por partidos políticos (claramente no para los de derecha y con bastante incertidumbre para los de izquierda en la posibilidad real de implementan políticas sustentables de Estado y no de gobierno) pero si por los movimientos sociales, las organizaciones sociales y muchos otros sectores que cada día reconocen la existencia de estas diferencias. Sin embargo, no es claro aún como las propuestas construidas desde y por los sectores sociales populares de base puede incidir efectivamente en el desarrollo territorial y allí un nuevo reto, la participación con carácter decisivo y no solo convocante y de socialización.


En el balance final del Foro Internacional se pueden retomar dos temas y horizontes de sentido que se han trabajado al interior de la RENAF, los cuales aparecieron como propuestas no solo esperanzadoras sino contextual y coyunturalmente importantes:

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no tanto desde la fragmentación que supone la mirada aislada de los mismos, sino en la lectura y potencia integradora que pueda darse desde los movimientos sociales y ciudadanos, con el reconocimiento, compromiso y acuerdo entre países a su cumplimiento verificable en indicadores concretos. La agenda de los ODS es discutida actualmente por el eje de investigación y formación de la RENAF en su participación y construcción continua de la cátedra UNESCO, la invitación a las demás organizaciones es a acompañar a la academia en esta apuesta por apropiar deconstruir y proponer las agendas que desde el movimiento social posibilitaran realmente el cumplimiento de los mismos, desde temas tan concretos como las agriculturas sustentables, las economías propias o el reconocimiento y valoración de la economía del cuidado.

El segundo tema puesto a consideración como posible horizonte de sentido de las apuestas de desarrollo territorial fue otorgarles una dimensión explicita de contenido social y no meramente espacial, en este sentido la construcción conceptual de la Agricultura Familiar (AF) en Colombia como Agricultura Campesina Familiar y Comunitaria (ACFC) propuesta, entre otras organizaciones, por la RENAF, cobra fuerza, se visibiliza y reconoce.

En el ultimo día de este foro internacional, el llamado a construir propuestas de desarrollo territorial desde las particularidades de la ACFC, como un reto explicito en Colombia en el marco de la década de la Agricultura Familiar fue propuesto desde varias plataformas nacionales y regionales (ANMUCIC, CIMA, COMOSOC, FENSUAGRO, RENAF, ONIC, PMR) adscrito por senadores y representantes a la cámara de la bancada alternativa y reconocido públicamente por organismos y redes internacionales (FAO, FRM y COPROFAM) así como por el director de Capacidades Productivas del Ministerio de Agricultura quien acompaño el panel de cierre “Retos y perspectivas para la Agricultura Familiar en América Latina de cara al Decenio de la Agricultura Familiar”.


Pueden ver el comunicado conjunto en este enlace


En el marco del Foro XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial, también se realizó la Reunión de Redes y Grupos de Diálogo de América Latina sobre Agricultura Familiar entre ellas participaron la Coordinadora de Organizaciones de productores Familiares del MERCOSUR (COPROFAM), El Programa Diálogo Regional Rural (PDRR), el Grupo de Diálogo Andino (GDA), el Foro Rural Mundial, la Red Nacional de Agricultura Familiar (RENAF) entre otras organizaciones, redes y movimientos de la region.  


Nota elaborada por Juliana Millán Guzmán. Dirección Política de la Asociación de Trabajo Interdisciplinario (ATI) – Enlace de articulación y movilización de la Red Nacional de Agricultura Familiar (RENAF)


Más información:

Transmisión virtual del XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial 

Presentaciones de los expositores del XII Foro Internacional de Desarrollo Territorial 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.