III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles

Bogotá, 6 de junio. El encuentro de cierre de la tercera versión del Foro Agroecológico para ciudades sostenibles se realizó el 25 de mayo en Bogotá, el cual hace parte de las dinámicas territoriales que promueven la Agricultura Campesina Familiar y Comunitaria (ACFC) en Colombia. Estos foros buscaban la creación de espacios de socialización y discusión entre los diversos actores que trabajan por una producción sana de alimentos, económicamente justa y ecológicamente sostenible.

El ciclo inició los días 19 y 20 de abril en Popayán con la desmitificación del buen vivir, siguió los días 25 y 26 de abril en Medellín con discusiones acerca del desarrollo y la sostenibilidad, finalizando el 25 de mayo en Bogotá con el significado y la importancia del pro-común.

Estas ciudades fueron el escenario para la construcción de principios, el intercambio de experiencias y de conocimientos entre las organizaciones de base, la academia y la sociedad civil. El debate con los participantes dejó varias reflexiones e insumos para alimentar las propuestas y las alternativas viables al modelo agroindustrial predominante.

Como se acostumbra en estos foros, productores, organizaciones, emprendedores, estudiantes y profesores venidos de diferentes partes de de Cauca, Antioquia y Cundinamarca, participaron en el tercero foro presentando sus iniciativas, exponiendo sus productos e intercambiando conocimientos y propuestas.

Gustavo Alegría Fernández profesor en la Universidad del Cauca y Tarsicio Aguilar, miembro fundador de la Red Colombiana de Agricultura Biológica (RECAB) y profesor en la Universidad de Medellín empezaron compartiendo algunos de los momentos claves de los foros realizados en cada ciudad, exponiendo las apuestas desde la ACFC en los territorios por parte de comunidades campesinas, indígenas y las redes de Agricultura Familiar en articulación con universidades y centros de investigación.

La agroecología como ciencia, como práctica y como movimiento político representa una apuesta social, ambiental, política y cultural que reúne productores, técnicos y académicos que trabajan en la diversificación de las fincas, la transformación de los productos como también en la creación de huertas urbanas agroecológicas para el beneficio de la comunidad. Estos talleres responden a los principios de la agroecología a saber:

Fomentar la diversidad tanto biológica como cultural y social.

Crear huertas sostenibles y generar oportunidades a los productores campesinos para asegurar su autosuficiencia alimentaria y económica a través de la creación de sistemas de cultivos integrados eficientes.

En los foros precedentes surgieron diálogos e intercambio de saberes alrededor de la figura de la Mujer rural y los procesos locales de comercialización como son los mercados campesinos, espacios donde se visibiliza el trabajo campesino y se articula el campo y la ciudad. En los mercados, modalidades alternativas a la compra con dinero, tales como el trueque, hacen parte de las apuestas que se están llevando a cabo en estos espacios como es la de la campaña “Llevo el Campo Colombiano” de la RENAF, haciendo de ellos lugares de alegría y de intercambio de saberes y sabores.

En Bogotá, en la segunda parte del día, los asistentes interactuaron virtualmente con María Paola Botero, de la organización VID de la ciudad de Medellín, su organización trabaja en la defensa del pro-común, lo que se entiende como la acción de comprometerse en las prácticas y valores de gestión de un bien para una comunidad y el bienestar de todos.

Esta defensa del bien común se materializa como un valor ético, como un principio jurídico y como un ejemplo de economía solidaria. Las buenas prácticas como el reciclaje al igual que el acompañamiento técnico y organizativo a las familias y organizaciones productoras, reducen los impactos ambientales y generan un impacto social externo positivo. A nivel interno de la organización, sistemas salariales que fomentan la igualdad y la horizontalidad entre los empleados son puestas en práctica creando modelos de economía social y solidaria.

Al igual que la agroecología, los principios del Buen vivir son para la Agricultura Familiar un eje articulador y empoderador del campesinado ya que fortalece la identidad del territorio y su economía. En un segundo espacio de diálogo, se conformaron grupos de trabajo donde se debatió esta vez acerca de la noción del Bien Común a través de las siguientes tres preguntas:

¿Cuál es el bien común que existe en su territorio?

¿Cómo defiende ese bien común desde su hacer?

¿Qué estrategias pueden proponerse para escalar esa defensa a nivel nacional?

Este ejercicio permitió definir de manera empírica los conceptos del Bien Común como el recurso natural a servicio de todos pero escaso. Entre los comentarios los participantes manifestaron que en los territorios estos bienes comunes son tan variados como frágiles como es el agua, los páramos, las semillas y la memoria, entre muchos otros que se deben defender por medio de la educación a nuestros jóvenes, creando consciencia, (re)comunicando entre comunidades para transmitir conocimientos y (re)conociendo diversidades con el objetivo de fortalecer los sentimientos de pertenencia con nuestros territorios.

De esa manera, se concluyó que los sistemas de redes de organizaciones sociales y la asociatividad son estrategias indispensables para hacer acciones, pensar estrategias y generar incidencia a varias escalas.

La Agricultura Campesina Familiar y Comunitaria es entonces una diversidad de conocimientos, acuerdos, principios, acciones y estrategias que comparten múltiples y variadas visiones inspiradas en la naturaleza, la espiritualidad, el conocimiento y la vida comunitaria, que deben visibilizarse y fomentarse a nivel nacional.

La apuesta de las instituciones universitarias como lo está haciendo la Universidad del Rosario de Bogotá, a través de la Facultad de Ciencia Política, es de continuar con este tipo de eventos, reuniendo nuevas experiencias y nuevos conocimientos a nivel nacional, con el fin de descentralizar estos espacios para enriquecer y fortalecer estos principios que caracterizan el campo colombiano.

Antes del cierre de la jornada, se anunció que el Foro Agroecológico tomará la forma de “Encuentros en las ciudades con las organizaciones de base de los territorios” (ECOT´s) y se llevarán a cabo para el segundo semestre en agosto dentro del marco de Ecovida con la Universidad de Manizales, en septiembre en el Valle del Cauca y se concluirá el año en octubre de nuevo en Bogotá en alianza con el Carnaval del maíz.

 


Más información:

Convocatoria – III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles – Popayán

Convocatoria Cauca – CICAFICULTURA

Nota de Prensa: Se realizó en Unicauca la primera sesión del III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles

Convocatoria – III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles – Medellín

Convocatoria – III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles – Bogotá

Video de las conclusiones de los grupos de trabajo en Bogotá – transmisión virtual

Albúm fotográfico Popayán – Medellín – Bogotá


El III Foro Agroecológico para Ciudades Sostenibles fue organizado por: Universidad del Cauca – Grupo de Investigación pensamiento económico sociedad y cultura; Cicaficultura; El Sistema CAMPUS VIVO de la Universidad de Medellín; La RECAB; Organizaciones y colectivos integrantes de la Red Nacional de Agricultura Familiar RENAF en Antioquia, Cauca y Bogotá – Cundinamarca; y la Universidad del Rosario.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.