cartilla defensoria

La Defensoría del Pueblo elaboró un diagnóstico sobre esta situación y puso a disposición de los habitantes en las áreas rurales del país la nueva Cartilla de Derechos para esas comunidades.

En el marco de su función constitucional respecto a la promoción y divulgación de los derechos humanos, laDefensoría del Pueblo puso a disposición de los campesinos de Colombia una nueva cartilla especializada en derechos para este sector de la población, con el fin de impulsar los mecanismos de exigibilidad que desde el acceso a la justicia y a las políticas públicas garanticen la igualdad de oportunidades y el desarrollo de estas comunidades.

Se trata de un documento amplio basado en el enfoque diferencial, en la inclusión y en las perspectivas de género que amerita el abordaje de estos temas y que se convierten en una herramienta para la participación efectiva de los ciudadanos.

A propósito de la realidad en los sectores rurales de Colombia, la Defensoría identificó las principales variables de amenaza y discriminación para los campesinos, entre las que se cuentan la expropiación de las tierras, los desalojos y el desplazamiento forzado provocado por los grupos armados ilegales.

En este sentido, y en medio de la polémica que se ha suscitado alrededor de la Ley de Tierras y los reclamantes, la Defensoría del Pueblo insistió en la necesidad de que tanto la normatividad como su aplicación garanticen de cualquier manera el acceso de todas las víctimas del conflicto que hayan sufrido el despojo de sus propiedades, y aseguren la reparación que de quienes han padecido el rigor de la guerra, evitando eso sí que personas inescrupulosas aprovechen este escenario para apoderarse de lo que no les pertenece.

El organismo de control reiteró su compromiso con el acompañamiento a las víctimas de todos los sectores en el marco de la confrontación, así como de los llamados segundos ocupantes, cuya defensa no fue contemplada por la Ley 1448 y tuvo que ser asumida por el Sistema de Defensoría Pública a partir de una solicitud de la Unidad de Restitución, siendo más de 1.000 los casos actualmente en proceso.

Considera el organismo humanitario que dado el impacto del conflicto en el campo y las necesidades que allí se vislumbran, la asistencia e intervención del Estado en las áreas rurales será fundamental para lograr el presupuesto de una paz estable y duradera. En materia social, basta ver las cifras del Tercer Censo Nacional Agropecuario, donde se observa un índice de analfabetismo superior al 23 por ciento en esta población (siendo del 73 por ciento la tasa de jóvenes entre 17 y 24 años sin educación), mientras el 94 por ciento de las viviendas carece de alcantarillado y apenas el 10 por ciento recibe asistencia técnica para sus proyectos productivos.

Así mismo, para la Defensoría resulta indispensable garantizar la seguridad de los líderes y reclamantes de tierras a lo largo y ancho del país. Tan sólo durante 2015 fueron evaluadas 422 solicitudes por amenazas, de las cuales 283 (incluyendo 50 líderes y 233 reclamantes) fueron catalogadas con nivel de riesgo extraordinario y 139 con riesgo ordinario.

Pueden descargar la cartilla aquí o verla directamente aquí:



Tomado de la Página de la Defensoría del Pueblo

Información complementaria:

Avances del proceso de la Declaración sobre los Derechos de los Campesinos por parte de la ONU

 

 


1 Comentario

flor · Septiembre 25, 2018 en 5:57 pm

mi pregunta es la siguiente:
Porque el gobierno nacional no hace una caracterización de etnias, donde los indígenas paeces no sigan fortaleciendo sus organizaciones con mestizos, mulatos y otras etnias, donde su mayor objetivo es apoderarse de los territorios de campesinos sin tener en cuenta la cantidad de tierras que el gobierno les ha entregado, y no la trabajan como lo hacen los campesinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.